La hoja en blanco.

Todo proceso creativo comienza de la nada, de la página vacía, pasando a través de diferentes fases en las cuales el pensar y el hacer se encuentran en el camino.

¿Pensar para hacer o hacer para pensar?

En el día a día nuestro pensamiento toma protagonismo, formamos ideas y representaciones de la realidad en la mente, lo cotidiano muchas veces nos atrapa en la repetición de lo ya conocido, lo ya aprendido, nos encontramos de esta manera con la presencia del orden como creador de toda existencia, limitando de esta manera la forma. Solo cuando la mente se encuentra en estrecha relación con el alma, a través de la comprensión, pensamiento y sentimiento, surge la forma como expresión de lo que la cosa quiere ser.

El pensamiento no tiene medida, no tiene lenguaje, es inmensurable. En cambio todo lo que se hace obedece a las leyes de la naturaleza, es mensurable, lo podemos exponer y someter a la reflexión.

¿Qué sucede si se realiza el camino inverso, si primero hacemos y luego reflexionamos sobre lo hecho?

Si en el camino creativo nos despojamos de todo código preestablecido y comenzamos a jugar. Si nos involucramos con nuestra conciencia para hacer dejando  que la libertad sea la protagonista del proceso.

El hacer a través de la forma nos permite ampliar nuestra imaginación, la creatividad y conectar con lo nativo, estado en que la persona se encuentra con su esencia y en libertad, como cuando un niño agarra los objetos tratando de entender cómo hacerlos funcionar dejando a su mente curiosa crear.

Es una herramienta eficaz que nos permite manipular, transformar, investigar, verificar, reflexionar, generar conciencia, percibir emociones y sensaciones a través de la luz, de la sombra, la escala, la textura y su morfología. Múltiples sensaciones y emociones se expresan a través del hacer para potenciar y reconocer con una mirada sensible las posibilidades que se encuentran inmersas en la forma.

El hacer como generatriz del proceso creativo reflexionando sobre lo que quiere ser la cosa para luego alcanzar la forma. El hacer desafía a la hoja en blanco y provoca a la creatividad.

“Que la inspiración me encuentre trabajando “ Pablo Picasso.

HACER · PENSAR · HACER